miércoles, 26 de julio de 2017

EEUU deja caer su máscara en Venezuela



La disposición de Washington de bloquear los pagos en dólares por el petróleo venezolano será un gran golpe para el país y perjudicará enormemente a sus autoridades. Además, significa que EEUU ya está ocupándose plenamente de cambiar el poder en este país latinoamericano, opina el periodista y politólogo ruso Ígor Psheníchnikov.
La presencia de EEUU como la "tercera parte" del conflicto entre el Gobierno de Nicolás Maduro y el parlamento opositor "nunca fue un secreto", pero solo con la intención de impedir los pagos por el crudo, revelada por Reuters, los estadounidenses marcaron abiertamente su presencia, opina el autor, que trabajó muchos años en Latinoamérica como corresponsal.
Maduro está dispuesto a defender a Venezuela con las armas La Asamblea Nacional —parlamento venezolano—, dominada por la oposición, esencialmente se dedica a bloquear las actividades del presidente Maduro. Por eso el oficialismo busca convocar la Asamblea Constituyente, prevista para el 30 de julio: la reforma de la Constitución actualmente es el único modo para el presidente del país de imponerse legalmente sobre los opositores, escribe el autor en un artículo para Sputnik.
Pero la oposición, impulsada por Washington, tiene la misión directa de "derrocar a Maduro y cambiar completamente la política de Venezuela", nota Psheníchnikov, "por eso las autoridades se dan cuenta de que negociar con el Parlamento es imposible".

El antecesor de Maduro, Hugo Chávez, "puso a Venezuela en un camino anti-estadounidense", lo que claramente no le cae bien a Washington.
"Los motivos de EEUU están claros: retomar el control sobre Venezuela y sus yacimientos petroleros. No necesitan 'una segunda Cuba' en América Latina, una región que ya demostró tendencias izquierdistas durante años", profundiza el politólogo.
Más allá del tema de los hidrocarburos, el caso de Venezuela es "un castigo ejemplar" ante los ojos de toda Latinoamérica que envía un mensaje de "mira lo que pasa cuando permiten llegar al poder a gente como Chávez o Maduro", según el politólogo.
"En la región [latinoamericana] va debilitándose, aunque paulatinamente, la percepción de EEUU como 'dueño'. Hoy en día ya no es un hecho dado. Washington dedica sus esfuerzos para revertir esta tendencia", opinó el periodista.
Uno de los métodos de la oposición son las provocaciones directas contra los agentes del orden. "La oposición llama abiertamente a la desobediencia y provoca a las autoridades mientras las respuestas de ésta última están presentadas como 'actos de violencia y ataques contra la democracia'", profundiza comparando el desarrollo de los enfrentamientos callejeros en Venezuela con los sucesos del 2014 en el Maidán de Kiev, en Ucrania.

Al mismo tiempo, según el analista ruso, EEUU presenta a las autoridades del país como "los chicos malos" según el mismo guion que fue empleado contra Sadam Husein en Irak y Muamar Gadafi en Libia, antes de que estos países fueran atacados directamente, un guion también visto en Siria.
En particular, en América Latina el 'asalto mediático' goza de la participación de la Organización de Estados Americanos (OEA), una entidad bajo control de Washington, así como del Mercosur.

¿Cómo se resolverá el drama?
El periodista y portavoz del Instituto Ruso de los Estudios Estratégicos (RISS, por sus siglas en inglés) enumeró tres escenarios posibles para Venezuela.
La dimisión del mandatario. El presidente Maduro, 'asediado' por la oposición, cede ante la presión mediática internacional y dimite. Tras la campaña preparatoria de EEUU, esta decisión se consideraría "como algo natural", opinó Psheníchnikov.
El conflicto civil. El jefe del Estado sigue luchando contra la oposición mientras la nación se acerca a una guerra civil. Este desarrollo satisfaría a EEUU, que podría enviar al país a los pacificadores de la OEA controlada y así sellar el destino de Maduro como líder de Venezuela.
Una invasión directa. No se puede descartar la agresión armada de EEUU en Venezuela bajo el pretexto de "salvar los valores democráticos".
"Sin hablar de los ejemplos más recientes de Libia, Irak, Siria o Yugoslavia, cabe notar que en cuanto a América Latina, EEUU no le pregunta a nadie a la hora de cambiar las cosas", recordó el autor citando las invasiones a Granada en 1983 y a Panamá en 1989.
El 24 de julio, la Embajada de EEUU en Venezuela lanzó una advertencia hacia sus ciudadanos para que guardaran reservas de agua y comida para unos tres días con motivo de las manifestaciones de protesta contra la Asamblea Constituyente, programadas por la oposición la víspera del 30 de julio, el día de la votación.


"Parece más, no un comunicado a los estadounidenses, sino una clara señal para los opositores: 'chicos, EEUU conoce sus planes, ¡adelante!'. Raya en contraseña para las acciones directas", concluyó el periodista internacional.

martes, 25 de julio de 2017

Doctrinas, normas y figuras jurídicas para el despojo del patrimonio nacional

Jorge F. CHOLVIS


RESUMEN

(....) Con la asunción del gobierno del presidente Mauricio Macri, se retomó el antiguo modelo económico basado en el endeudamiento externo y la valorización financiera del capital: dólares que se pasan a pesos en una revivida bicicleta financiera para obtener enormes ganancias aprovechando las altas tasas de interés, que después se fugan a empresas off-shore, a guaridas financieras, como son las creadas en los denominados “paraísos fiscales”, donde amparados por la figura jurídica de sociedades que no ejercen actividad industrial ni empresarial, conforman instrumentos de lo que se conoce en el mundo contemporáneo como la versión salvaje del capitalismo financiero. El endeudamiento público vuelve a ser en Argentina una cuestión gravísima que condicionará todas las políticas económicas. Es el contraste de la proclamada “pobreza cero” con la dura realidad de la economía. Los documentos que trataremos conforman un aspecto de la trama jurídica de sometimiento y son instrumentos para el saqueo de nuestros recursos naturales.
Por los Decretos N° 29, del 11 de enero y el No  231 del 5 de abril, ambos de 2017, se autoriza al Ministerio de Finanzas a emitir deuda y se lo faculta a incluir cláusulas que establezcan la prórroga de jurisdicción a favor de tribunales extranjeros (radicados en las ciudades de Nueva York, Estados Unidos de América, y Londres, del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, indica el decreto N° 29, y los que tienen sede en la Confederación Suiza según el decreto N° 231) y la renuncia a oponer “la defensa de inmunidad soberana”, respecto a reclamos que se pudieran producir en la jurisdicción que se prorrogue, con relación a los acuerdos que se suscriban y a las emisiones de deuda pública que se realicen. El 25 de enero pasado el Ministerio de Finanzas dictó la Resolución N° 5, que efectiviza la renuncia de principios soberanos, y políticas que van a condicionar al país.

 (….) A modo de conclusión podemos señalar que estamos ante uno de los mecanismos de despojo/saqueo, promovido e instrumentado desde los países centrales y sus corporaciones financieras, en pugna con el desarrollo autónomo de los países periféricos/ dependientes. La deuda en moneda extranjera que se está contrayendo por el país, es insostenible, y embarga a generaciones futuras de argentinos. Es el presupuesto y vía principal utilizada para financiar la fuga de divisas. Un decreto, una ley, toda norma jurídica siempre se nutren de una concepción política y refleja intereses, aunque estos no se manifiesten expresamente. El pueblo argentino está siendo víctima de un verdadero saqueo de dimensiones incalculables. Las políticas neoliberales llevaron a la crisis del 2001/2, y ahora nos conducen otra situación de desastre similar.

(…) Los decretos 29 y 231 de 2017 y las normas dictadas en su aplicación afectan gravemente la soberanía nacional por las renuncias y condicionamientos que contienen; habilitan a los acreedores a litigar contra el país en jurisdicción y con legislación externa poniendo en peligro los recursos naturales. Por lo que vimos antes, es someterse a la justicia “ad hoc” de otros países indicados en los convenios de financiamiento, que es donde se dirimirá el conflicto si la argentina, impugna la validez de la deuda, plantea una moratoria o ingresa en default. En Nueva York y Londres se rematarán en tal caso los recursos naturales por los compromisos financieros asumidos por el gobierno de Macri. Y ello coloca en una situación totalmente vulnerable al Estado respecto del control, protección y utilización de nuestros recursos y riquezas naturales.

lunes, 24 de julio de 2017

"LA RAZÓN GORILA"

Alejandro Dolina

"...El cepo al dólar o el pasado del Papa; La justicia, la verdad, el suicidio de Nisman y menos que menos los bomberos muertos de Iron Mountain, no le importan. El pibe que mataron en un robo o la heladera que compró y vino fallada, tampoco. Mintió. No le importaba ni la corrupción, ni los pobres, ni el de al lado, y menos los que manda a agarrar la pala desde Internet. El tema era culpar al peronismo de todo lo malo. Nada más. A él solo le importó una cosa: que el gobierno NO sea peronista. Para él: los Kirchner, Evita, Dolina, Corach, Leonardo Favio, el Papa Francisco, Rodríguez Saa, Rodolfo Walsh, Cafiero, Cámpora y el que silba la marcha de Hugo del Carril cuando limpia los vidrios, fueron, son y serán, todos iguales, son todos enemigos que pertenecen a ese movimiento maldito.
Si estando en el gobierno privatizan o estatizan, a él, le da lo mismo, siempre es malo, porque la acción no le interesa, sino la identificación de alguien como peronista; y si van al norte o al sur, está mal ambas cosas, solo porque son peronistas.
Como no puede admitir que vota y opina según una "camiseta", siempre “en contra de ellos” y que en realidad, las ideas, las obras, las acciones no le importan, se viste para la ocasión. Si se tiene que vestir de socialista indignado; de comunista que tiene auto importado con calcomanía del Che Guevara; de humanista porque postea si ve un perrito perdido; de radical especializado en Illia porque murió pobre; de Isaac Rojas subido a un avión bombardero; de estadounidense o francés porque son países serios; de ciudadano derecho que pide golpe de Estado o de republicano racional que entiende que la economía está por encima de la gente, él se cambia sin vergüenza alguna.
El fin justifica los trajes: el gobierno no tiene que ser peronista. Punto.
El centro cultural más grande de la historia, el polo científico, los trenes, la nacionalización de YPF, el matrimonio igualitario, los satélites argentinos, el Hospital El Cruce, Tecnópolis, el billete con las islas Malvinas, el plan Qunitas, el Pro.cre.ar, hubieran sido obras de un gobierno no peronista, a él mucho no le hubiera importado, salvo que lo beneficien en algo, pero sí afirmaría que son aciertos irrefutables. Pero como son acciones de gestiones peronistas, entonces: son curros, no son los modales adecuados, lo importante no es la obra sino el nombre o fueron gastos que no corresponde a este tiempo.
Lo que sí le importa es repetir que su fortuna personal no depende del estado del país, mucho menos cuando hay gobiernos peronistas, y que su familia y él, son, los poquísimos trabajadores serios y honrados, que habitan “éste país” que anda mal porque salvo él y unos pocos, el resto son todos vagos peronistas y ladrones.
Cuando todo estalla y ya no se puede disimular que no se construyó nada en función del pueblo, no será consecuencia de que los que venían a salvar al país son inoperantes, deshonestos, cipayos y mucho menos dirá “que mal voté es que siempre voto lo que sea para no votar un peronista” En ese momento soltará una de sus frases escudo: “es que, al final, son todos iguales, todos roban”.

De esa manera, no hay análisis ni cálculos, todos son corruptos. El gobierno que pone derechos del trabajador en la Constitución, les otorga pensión a las amas de casa, promueve el aguinaldo, y/o subsidia el transporte, la luz y el gas a los que menos ganan, será, según él, igualito al que se quedó con los ahorros que tenía la clase media en los bancos y no construyó ni un hospital porque igual, al final “todos roban”… 

LA PÉRDIDA DE SOBERANÍA NACIONAL, LOS PUEBLOS LA SUFREN CUANDO DESCUBREN QUE HAN SIDO COLONIZADOS

         Jorge Rachid 

1-     Tener Soberanía significa la capacidad de tomar decisiones si depender de terceros dominantes. Esto sucede desde las medidas más trascendentes como las Constituciones Nacionales hasta las políticas de Mercado y el rol del Estado. Como vemos Soberanía no es algo intangible, sino una situación que domina nuestras vidas cotidianas, desde el salario hasta la educación, pasando por la salud o los derechos básicos de la vida.
2-     Por eso la Soberanía Política, una de las tres banderas del peronismo es la base que consolida las políticas de Justicia Social, marco necesario, indispensable con la ampliación de derechos sociales de los cuales el peronismo es tributario, porque es su razón de ser y permanencia en el tiempo. De la misma manera, ambas banderas son los puntales necesarios para la Independencia Económica, herramienta esencial de políticas nacionales autónomas.
3-     La disputa por la Soberanía Nacional, es parte de la historia de la parición de la Patria Grande ya que su NO concreción en el siglo XlX se debió justamente a la operación de poderes internacionales sobre nuestro territorio americano, de la mano del Imperio Inglés, Portugués y Francés, ante la pérdida de poder colonizador de España. La nuevas formas de colonización fueron como hoy, económicas y fragmentando territorios antes comunes, constituyendo países tapón como Panamá o Uruguay entre otros.
4-     La luchas intestinas nunca fueron exclusivamente locales, sino estimuladas por acciones que dirimían desde afuera, intereses que se jugaban en nuestro país: El crédito de la Baring, la explotación de Famatina, al apertura de los puertos y la Aduana dedicada al “compre hecho”, con deterioro de las economías regionales, explican las guerras civiles que llenaron de sangre el suelo argentino. Como ayer hoy, la colonización sigue el mismo camino.
5-     Nunca fuimos sometidos por las armas, dicen los libros, olvidando los hechos que nos dieron territorio nacional ocupado militarmente como Malvinas o la Isla Martín García que tuvo que devolver el Reino Unido después del desastre de su incursión por el Paraná para “liberar los ríos interiores”, que sólo los patriotas como Rosas, Mansilla y 200 mártires caídos en las batallas de Obligado, Quebracho y Tonelero, impidieron el éxito del enemigo. Sin embargo lo conseguido en el campo de batalla, fue vendido por la política cipaya, en la mesa de negociaciones. Así fue a lo largo de la historia.
6-      Soberanía entonces, se escribió con luchas y entregas, avances y retrocesos. Perdimos la Provincia Oriental entregada por Sarratea, Alvear y el Ministro García, para eliminar a Artigas. Bolivia fue entregada por Rivadavia al ordenar volver al General Belgrano en 1811 cuando Juana Azurduy le pide ayuda, sólo en 1826 Sucre y Bolívar liberan el territorio. Rosas quiso conservar al Paraguay, pero fue arrasado por la Guerra de la Triple Infamia después de Caseros y más tarde Pavón. Había que dar un escarmiento al único país industrializado de nuestra América. Como hoy con los llamados “populismos”, avasallados por los ejércitos mediáticos, judiciales y financieros.
7-     Cualquier política de Liberación Nacional hiere intereses consolidados desde la Dependencia. Si se controlan los Puertos o el Comercio Exterior, si la política monetaria es autónoma y los Bancos son todos nacionales, si los tres territorios soberanos son controlados por el estado: tierra, aire y mar, la Soberanía se consolida. Si el trabajo es el ordenador social y se instala el círculo virtuoso de la economía, donde el capital está al servicio de la economía, ésta al servicio del estado que DEBE estar al servicio del hombre, la Soberanía se afianza.
8-     Todo lo contrario sucede hoy en cuanto a los avances y retrocesos del tema que define la vida de las futuras generaciones de argentinos. Se dice con liviandad que estamos ante un cambio de época, en donde el neoliberalismo vuelve a depositar sus garras sobre el territorio americano. En realidad el Imperio norteamericano está retrocediendo en el mundo, las crisis de los países centrales, en especial europeos, las pérdidas de las batallas, en guerras salvajes desplegadas contra pueblos indefensos, el avance del mundo multipolar con líderes económicos como China, militares como Rusia, Turquía, Irán, Norcorea, Paquistán o India, hacen retroceder a EEUU hacia su patio trasero, América Latina.
9-     Se atrinchera entonces el Imperio en nuestros territorios, Brasil y Argentina en especial, desplegando una guerra sobre Venezuela, consolidando su presencia en Chile, Perú, Colombia y México, con nuevos Tratados Bilaterales y la presión de sus organismos de crédito multilaterales como el FMI o el Banco Mundial. Ponen en marcha la lV Flota, despliegue militar ofensivo sobre los pueblos Latinoamericanos, como en los años 70 cuando la Escuela de Panamá formaba dictadores a futuro y la Doctrina de Seguridad Nacional promovía golpes de estado con dictaduras sangrientas que protegiesen sus intereses.
10- Inventaron en los 80 el Consenso de Washington pero con democracias limitadas, aunque valiente para decirles No al ALCA y promover 200 años después la Patria Grande en el UNASUR. No lo toleran, acuden al espacio simbólico para convencer a los pueblos que ser libres es costoso, que ser soberanos es una soberbia nacionalista, que es bueno ser colonizados del mundo, antes que libres del sur. Tener pensamiento americano es criticado, es “negro”, “criollo”, ser crítico de lo “políticamente correcto”, por eso el desarrollo industrial debe ser enterrado, el trabajo flexibilizado, la I+D entregada al extranjero que “si sabe”, los derechos sociales acotados a la beneficencia, entre otras claudicaciones nacionales del gobierno actual y sus socios de todos los sectores. El Movimiento nacional con el peronismo junto a los trabajadores, los movimientos sociales y la memoria reciente, impedirán esa claudicación cipaya del macrismo.


Metáfora del pasado – Memoria del futuro

Manuel ARES

Mi país es como mi casa, de pronto, se hizo viejo. Eric Nepomuceno



En su Poética, Aristóteles sostiene que el mejor texto trágico es el que contiene una anagnórisis (reconocimiento) seguida de una peripecia (cambio abrupto de situación). David Ingvar, neurobiólogo de la Universidad de Lund (Suecia), demostró que el cerebro humano está siempre buscando darle sentido al futuro. El individuo elabora con anticipación, un escenario de decisiones en los que combina una hipótesis contextual futura con una opción de acción (V. Maldonado). Ambos temas son aplicables a la Argentina que estamos transitando. La ideología de Cambiemos, arraigada en el legado liberal-ortodoxo originado por la generación de 1880, representa para nosotros una regresión social, política y económica, en la que el mito del “granero del mundo” simboliza no sólo una metáfora del pasado sino -lo que es peor- nuestra memoria futura. Porque hacia allí nos dirigimos, aceleradamente. Mito que, lamentablemente, estructura la base del pensamiento político de una buena parte de las propuestas ideológicas de la Argentina actual, aun la de los autodenominados “progresistas”. De este modo se cumple, ante una sombría disyunción social y política, el cuadro trágico aristotélico en tanto que Cambiemos se reconoce en un modelo político que eclosionó hace ochenta años y cuyo paradigma fue el Pacto Roca- Runciman (o “Estatuto Legal del Coloniaje”, como lo denominaran los por entonces militantes de FORJA).Pacto que nos encadenara de pies y manos a la avaricia del Reino Unido. Reconociéndose en él y mudando abruptamente las políticas de estado, Cambiemos produce la peripecia en función de un renovado sometimiento a los poderes fácticos nacionales y mundiales. De igual modo, el hipotético escenario futuro planteado por Ingvar que elaboró Cambiemos, se encuentra fincado no en el futuro sino en el pasado. Así, nuestro país, que fue vanguardia en el reconocimiento e inclusión social de las minorías, de los niños, jóvenes y ancianos; en la libertad y multiplicidad de la palabra y, en la más amplia acepción de la expresión: los derechos humanos; mi país, de pronto, envejeció. Parece estar desesperado por rendirle tributo al Mercader de Venecia el que apetece un pedazo de nuestra anatomía. 

Conocer los conocemos. Faltan las propuestas


 Por Omar Dalponte

En tiempos preelectorales preferimos dejar la futurología en manos de quienes viven de las encuestas, pues predecir el futuro - generalmente respondiendo a intereses económicos no menores- es tarea de cierta clase de rapiñeros mediáticos que lejos de contribuir al libre juego de la democracia practican el “arte” de confundir para inclinar el plato de la balanza hacia donde más les convenga a ellos y a sus mandantes. Utilizar el poder de los medios de comunicación para influir sobre la decisión de los votantes es un arma cuyo manejo es hoy moneda corriente.
Nosotros, procurando ser cautos, trataremos de reflexionar y aventurar alguna opinión en base a hechos concretos. El bombardeo de la prensa escrita, de los medios radiales y sobre todo el que se lanza por los canales de televisión, pintan este proceso previo a las elecciones primarias a gusto y placer, generalmente con colores absurdos. Lo cierto es que pocas veces hemos visto  campañas políticas tan mediocres, de un nivel tan bajo como la que nos toca sufrir en estos días. Campaña que  por  momentos, si la situación de nuestro país no fuese tan trágica, hasta podría caracterizarse como una comedia de enredos por  los ribetes de comicidad y la carga de confusión y mentiras con que está condimentada.
En esto de hallar formas novedosas para transmitir sus respectivos mensajes, los principales protagonistas transitan por el territorio de la ridiculez. Además de la repugnancia que produce mirar cómo se desgañitan en discusiones de baja estofa algunos representantes de la politiquería barata, ver a Mauricio Macri dando vueltas como una perinola sobre una tarima rodeada de gente hablando como un pastor de almas perdidas, a uno le hace sentir vergüenza porque, en definitiva, es alguien que aunque sea reconocido por la mitad de los argentinos, actualmente ocupa la Casa de Gobierno. El caso de Cristina Fernández, nuestra querida ex presidenta, ofrece también un menú bastante desafortunado. Ya no es la Cristina de los discursos vigorosos y de las vibrantes exposiciones en el Patio de las Palmeras. Repentinamente, desde el acto en el estadio del club Arsenal de Sarandí en adelante, ha cambiado sus tonos altos por una modulación sensiblera y transformado sus escenarios, otrora plenos de presencias combativas y bullicio popular, por asambleas sin el colorido peronista, con gente humilde, necesitada y acongojada, desfilando con sus penas y angustias haciendo sentir a los espectadores como si estuviesen observando las vicisitudes ocurridas en una defensoría de pobres y ausentes. Habrá que ver si más allá de los electores cautivos, en la porción de votantes que definen, convence más el canto lastimero actual que las fogosas, emotivas e inteligentes arengas de 2007 y 2011. Hay piezas en el haber discursivo de Cristina que son y serán por mucho tiempo, brillante material de estudio aquí y en otras partes del mundo. Hoy, la dirigente de alto voltaje político de ayer se presenta como una atractiva señora, devenida en candidata, más cerca del llanto que de la risa. ¿Experimentará alguna otra mutación en lo que resta hasta llegar al 13 de agosto? La gente que observa el espectáculo que brinda la política ¿cree que en la intimidad la Cristina de antes se ha transformado en la Cristina de ahora? Los próximos días y el resultado de las elecciones del mes próximo darán respuesta a estas preguntas. Notamos alguna contradicción: ¿Cómo se compadece la imagen actual de la candidata a senadora nacional con su mensaje subliminal a María Eugenia Vidal cuando confiesa:  “ a mí no me sale la cara de buena”? en fin….
Un dato innegable: Los diferentes actos que deberían ser de docencia política sólo son encuentros de rivales en pugna. Y el común denominador en ellos  es que los  unos ponen el acento en las que creen son las facetas criticables de los otros, pero las propuestas de cómo y cuándo se resolverán los enormes y difíciles problemas argentinos brillan por su ausencia.
Sergio Massa se esfuerza por presentarse como el más propositivo de los candidatos pero en verdad, por lo menos hasta este momento en que faltan escasos veinte días para las P.A.SO, parece que  las grandes mayoría lo perciben no mucho más que como un prolijo vendedor de ilusiones envueltas en papel de caramelos. De todas maneras la figura de Massa, si finalmente obtiene buenos resultados, por edad y presencia pública, tal vez pueda recorrer un  prometedor camino hacia 2019.
En la recta final la gobernadora María Eugenia Vidal probablemente acelere su accionar y cumpla –si puede-  con lo que muchos de sus correligionarios esperan de ella: conquistar votos utilizando su imagen “angelical” y un discurso de catequista parroquial. ¿Serán suficientes estos recursos? ¿Su gestión posee logros visibles que el pueblo de la provincia de Buenos Aires valore tanto como para respaldar a los candidatos de Cambiemos que ella amadrina?
En lo que se refiere  a nuestra realidad local la campaña ni siquiera es medianamente entretenida. A no pocos preocupa que los candidatos de Unidad Ciudadana no hayan caminado las calles de Lanús para que los vecinos conozcan sus propuestas. Los actos principales se han efectuado en salones cerrados y los discursos tuvieron como destinatarios a los convencidos. En uno de los encuentros para presentar los candidatos del FUC hubo  discursos de Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda, Edgardo Depetri, candidato a concejal y Máximo Kirchner, diputado nacional. Hubo exhortaciones a recorrer los barrios, pero los tramos más extensos se dedicaron a volar en las alturas de lo nacional. Comprensible en Ferraresi y Kirchner. No tanto en Depetri, de quien se esperaban ideas para resolver lo relativo al hambre, la desocupación, la salud, la vivienda, el trabajo y la seguridad, que en Lanús son problemas acuciantes. No hay demasiado tiempo, pero nunca es  tarde para encaminar las cosas.

1País y Unidad Ciudadana de Lanús, tal vez estén esperanzados en que las locomotoras de Massa y de Cristina los lleven a buen destino como furgones de cola. En tres semanas las cartas estarán echadas. Mientras tanto el Frente Cambiemos se recuesta en la gestión del intendente Néstor Grindetti y en la figura de su principal candidata Noelia Quindimil. Voces escuchadas en distintos sectores lanusenses auguran y aseguran, una feliz jornada electoral para el macrismo local en agosto próximo. Todos tenemos que esperar que llegue el día de contar los granos que haya en los graneros. No los que esperan ser cosechados.

sábado, 22 de julio de 2017

9 de Julio y después…¿qué?

Manolo Ares, julio 2017

El vocablo independencia corresponde a la categoría gramatical de: nombre. Es decir, un sustantivo y abstracto, por cuanto para concretarse debe ir asociado por una partícula introductoria a algo o a alguien. Por ejemplo: Independencia de los poderes públicos. De modo que podemos decir que independencia es el nombre de un estado o cualidad de algo o de alguien. Si usted buscara la definición podría encontrarse al menos con tres situaciones posibles de estado o cualidad. Independencia :
a) de aquel o aquello que no depende de otra persona o cosa;
b) libertad, y especialmente la de una nación que no es tributaria ni depende de otra;
c) antónimo (contrario) de dependencia o falta de dependencia.
Es de hacer notar que la decisión de declararnos independientes fue tomada en uno de los peores momentos del transcurrir emancipatorio sudamericano. Chile estaba en manos realistas y Bolívar había sido derrotado; Pezuela amenazaba a Jujuy y a Salta, siendo detenido sólo por Güemes. La Banda Oriental estaba en manos portuguesas y Fernando VII, que había recuperado el trono, amenazaba con expedicionar sobre los reinos indianos. Más allá de que San Martín presionaba desde Mendoza, aquellos 33 hombres se jugaron el resto en la patriada: “…comprometiéndose por nuestro medio al cumplimiento y sostén de esta su voluntad (la de los pueblos representados), bajo el seguro y garantía de sus vidas, haberes y fama”. Con respecto a este párrafo del Acta, sería muy saludable para el país que, tanto los legisladores en funciones como aquellos que aspiran a serlo en el futuro mediato, le dieran una repasada. Porque hoy día, cualquier poligrillo que consigue llegar a una banca jura por lo que le pongan delante, y mañana, abjura, sin que a nadie rinda cuentas. Porque Dios, la Patria y el Pueblo, son también abstracciones cuando no se cree en ellos. Pero aquellos diputados sí que realmente se jugaban la vida, haberes y fama; y zafaron porque las tropas que envió Fernandito fueron al norte de Sudamérica.
Sin embargo de la osadía y el coraje que mostraron aquellos hombres al declararnos independientes de España y de toda otra potencia cometieron un terrible error: se olvidaron de los filisteos capitalistas (en la peor acepción adjetiva). Los innombrados e innombrables, los anónimos inventores de los grupos off shore, de los paraísos fiscales, de los dólares golondrina y de las fugas de divisas. De los que medran con la vida y la muerte de millones de seres humanos. En fin, todos subterfugios para no designarlos como lo que son: Mafiosos, que trafican con dinero mal habido y, quién sabe, con drogas y armas.
Claro que por aquel entonces existían capitalistas usureros, pero no en el formato actual. Tenían nombre y apellido como los Hermanos Baring, y también, patria de origen. Hoy no, hoy son un fantasma casi inasible, no existe Ley que los alcance.
En virtud de lo que vivimos a diario, resulta evidente que no encuadramos en ninguno de los tres posibles estados planteados al comienzo. En la actualidad dependemos no ya de una potencia extranjera, que sería lo mejor porque el enemigo sería entonces tangible, sino de capitales financieros que son anónimos y, como tales, apátridas. Porque no tienen origen cierto pero sí finalidad: manejar el poder mundial. Vivimos, los argentinos, una especie de adviento herético en el que se espera que otros vengan a salvarnos: las inversiones externas, y, en ese momento, será llegada la navidad (herética también) en la que se reproducirán las fuentes de trabajo para que, por fin, un 6 de enero de no se sabe qué año, los reyes derramarán riqueza. Mientras, los sectores sociales medios, medio bajos y bajos, tenemos que olvidarnos de mejorar en nada nuestras vidas, sino más bien empeorarlas. Tal como sentenció el gurú González Fraga.
Por ello para este 9 de Julio tengo algunas preguntas, a saber: ¿Por qué tenemos que depender del capital extraño si existen más de 200 mil millones de dólares argentinos en paraísos fiscales? ¿Por qué, si todos los días se están fugando al extranjero miles de dólares producidos aquí? Ya no son migas las que se llevan, son panes enteros que les están faltando a buena parte de la población. Pero tengo un principio de respuesta: Es mentira que el nuestro sea un país solidario. No es cierto que conformemos una común-unidad solidaria. En Argentina existen personas solidarias así como existen en Turquía o en la Conchinchina, pero no una sociedad solidaria. Aquí, cada quien se rasca pa´dentro como el peludo, especialmente los ricos y poderosos, y los demás seguimos el ejemplo. Porque el buen ejemplo debería devenir desde el más grande al más pequeño. Cuanto más poderoso se es, más responsabilidades sociales se tienen. Pero aquí los poderosos como Rocca, un día, por un quítame esas pajas de allí, se enojan, levantan la empresa, dejan más de un millar de trabajadores en la calle y se van a darle trabajo a otras personas en otro país. Es decir, los poderosos en Argentina ejercen el poder para extorsionar y dañar, y no para solucionar nada. La soberbia del poder o el poder de la soberbia, que representan el egoísmo extremo. Sin pensar, porque no es parte de su formación, que una empresa por más privada que sea, en el fondo, no es sino un bien social. ¡Ah!¡Creso, Creso! Sin trabajadores de aquí o de allá, serías nadie.

Si el nuestro fuera un país solidario cada habitante tendría aseguradas sus cuatro comidas diarias. Pero no, aunque producimos alimentos para 4 ó 5 veces nuestra población total. Mientras desaparecen tambos, miles de niños y adolescentes no toman leche. Los productores lecheros se están pasando masivamente a la renta sojera. Mucho más simple y segura. Y ni hablar de la timba financiera. Aquello del Preámbulo: “con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino…” , pasó a ser una broma de mal gusto. Porque lo único que hoy podemos asegurarles a nietos y choznos, es que vivirán pagando deuda externa. Tal como nos ocurriera a nosotros, los más viejos. En fin, estimado lector –si es que existes-, si fuéramos realmente solidarios seríamos también independientes. Por eso el título: 9 de Julio y después…¿qué? Atención, que alguna vez un argentino escribió: “El mapa de una tierra es el mapa de sus muertos”.

EEUU deja caer su máscara en Venezuela

Extraido de Sputniknews La disposición de Washington de bloquear los pagos en dólares por el petróleo venezolano será un gran golpe p...