lunes, 14 de enero de 2013

Justicia Social o Justicia Oligárquica

por Néstor Lafleur
7 de diciembre de 2012

“La concepción de la justicia reducida a salvaguardar los derechos de los propietarios privados y a que éstos dispongan discrecionalmente de sus bienes, es la idea de justicia oligárquica. Y la concepción que ordena el trabajo social y los bienes primordialmente al logro del bienestar de todos, es la idea de justicia política según el léxico de Aristóteles, o justicia social o justicia del bien común como se la llama ahora.” Arturo Enrique SAMPAY (1974)

La Justicia social y la Justicia oligárquica, como concepciones contrapuestas no son recientes, no datan del 2003 ni de 1945, sino de un poco mas allá; nada menos que desde algo mas de 2300 años atrás, cuando las pensó Aristóteles. Desde entonces, ambas concepciones atraviesan y dejan sus marcas, aun hoy, en los proyectos de país, en los modelos sociales y económicos, en los conflictos políticos, lógicos y naturales en el seno de la Democracia. Sólo que esas marcas no siempre son visibles a simple vista, más bien todo lo contrario. De la misma época datan su concepción también contrapuesta, entre las Constituciones democráticas y la Constituciones oligárquicas. Tampoco la República y el Estado de Derecho resultan ilesos de esa confrontación de “pesos pesados” entre concepciones absolutamente antagónicas de la Justicia.

La historia, sin ir más lejos, nuestra historia nacional, tiene una serie de hitos paradigmáticos donde en los tres poderes, tanto en el Ejecutivo, como en el Legislativo y el Judicial, se han registrado, y se registran también hoy comportamientos que nítidamente están fundados en una u otra concepción mas allá de los roles políticos y de las especificidades técnico-administrativas de cada uno.

UN CAMBIO DE EPOCA. Efectivamente, estamos viviendo un cambio de época también en este sentido. A pesar de algunas adversidades momentáneas, y a pesar de la dura resistencia en todos los terrenos, la concepción de la Justicia política, la Justicia social, asumida por la mayoría de nuestro Pueblo, se impone día a día y a paso a paso a la reaccionaria concepción oligárquica. En las palabras de un obrero, exdelegado gremial hace unos días: “Para nosotros es un logro infernal.” Veamos algunos ejemplos:

1- Después de muchos años, cuando parecía que la impunidad y la “justicia oligárquica” triunfaban, honorables funcionarios del Poder Judicial de la Nación y las provincias están avanzando en la investigación y el juzgamiento de la complicidad y responsabilidad de algunos empresarios importantes y no tanto en la última Dictadura militar, la cual por cierto, desde el punto de vista politico tuvo un fuerte y distintivo carácter oligárquico-militar, con la inestimable participación de muchos civiles en diversas funciones, tanto en el Poder Judicial, como en los campos de concentración, pasando por Ministerios nacionales, gobernaciones e incluso gobiernos municipales.

2- “Los grupos económicos también fueron la dictadura”, rezaba el eslogan en el acto conmemorativo del 36º aniversario del Golpe de Estado. El caso emblemático que corrobora esta afirmación sostenida por los organismos de derechos humanos es el juicio contra Pedro Carlos Blaquier, dueño del Ingenio Ledesma. "Es histórico, por primera vez se reconoce la complicidad de Ledesma en delitos de lesa humanidad", señaló el Fiscal ad hoc Pablo Pelazzo sobre el procesamiento dictado recientemente a Carlos Pedro Blaquier por delitos vinculados con el Terrorismo de Estado en Jujuy, (2)
La decisión la tomó el Juez Federal Fernando Poviña, quien lo imputó como cómplice primario en 26 casos de privación ilegítima de la libertad en la causa Burgos, que investiga los hechos ocurridos durante La Noche del Apagón, y por los secuestros del Intendente de Libertador San Martín, Luis Ramón Aredez, de Omar Gainza y de Carlos Melián, empleado de Ledesma. El procesamiento también incluyó a Alberto Lemos, quien era el administrador de la empresa durante la dictadura. En su resolución, el magistrado entendió que Ledesma "facilitó medios de transporte para el traslado de los detenidos", una acusación histórica contra la empresa apoyada en las declaraciones de testigos que aseguraron haber visto camiones con el logo de Ledesma durante el apagón de julio de 1976, cuando más de 400 personas fueron secuestradas en las localidades de Libertador San Martín y Calilegua. "Se pudo corroborar la utilización de los vehículos de la Empresa Ledesma S.A.A.I. por parte de las Fuerzas Armadas y de Seguridad para el traslado de los detenidos mencionados precedentemente", concluyó Poviña y agregó que el rol de Blaquier fue clave: "Impartió la orden a Lemos para que este proveyera de medios de transporte a las Fuerzas Armadas y de seguridad para hacer efectivo el traslado de los detenidos hasta los distintos lugares de detención, donde fueron alojados (participación indirecta en el hecho del autor)", explica en el fallo que le otorga el rol de cómplice primario por haber sido "aquel que realiza un aporte material necesario en un hecho ajeno, sin el cual este no habría podido cometerse."
Lo mismo determinó en la causa Burgos, sobre La Noche del Apagón. El procesamiento del dueño de Ledesma marca un hito en la lucha por los Derechos Humanos en Jujuy. La causa contra Blaquier llevaba años paralizada en el Juzgado Federal 2 mientras era subrogado por Carlos Olivera Pastor, que había rechazado el pedido de indagatoria al empresario a pesar de las pruebas que constaban en el expediente. La salida de Olivera Pastor, quien había sido sostenido en el cargo por la Cámara Federal de Salta, se dio luego de una movilización a su juzgado en el aniversario de La Noche del Apagón y una masiva marcha, con más de 100 mil personas, en el aniversario del golpe.

El zar del azúcar. Blaquier encabeza el poderoso Grupo Ledesma y tiene bien ganado el mote de "zar del azúcar". Sin embargo, su fortuna y sus influencias –que se evidenciaron en los intentos por invisibilizar el juicio en su contra– no sólo se deben a las operaciones azucareras. Los negocios de Blaquier también incluyen la fabricación de papel, la exploración petrolera y el rubro agropecuario. De todas maneras, el ingenio ubicado en la provincia de Jujuy sigue siendo su principal activo, además de ser una pieza central en la trama conocida como La Noche del Apagón: el brutal operativo ejecutado por el Terrorismo de Estado en julio de 1976, cuando fueron secuestradas 400 personas, de los cuales 30 siguen desaparecidas.

3- “La Jueza Federal de San Martín Alicia Vence puso fecha a la indagatoria de cuatro ex directivos de Ford Motors Argentina por lo que de momento evalúa como una “eventual participación” en los secuestros y tormentos que sufrieron 25 ex delegados de la planta de Pacheco después del golpe de 1976.” (3) Entre los ex directivos están Pedro Müller, ex gerente de manufactura al que los obreros recuerdan por el rol de “capanga” dentro de la planta, y Héctor Francisco Sibilla, un militar retirado del Ejército que fue jefe de Seguridad en la Ford, ascendió luego de los secuestros y tiempo después fue contratado por la Embajada de Estados Unidos en seguridad hasta que se jubiló en 2004. La Justicia examina el modo en el que las instalaciones de la Ford se usaron como centros transitorios de detención ilegal, pero en esta causa en particular se investiga el encuadre legal que debería darse a las denuncias por el modo en el que los nombres de los delegados –únicos detenidos desaparecidos de la empresa– llegaron a manos de las fuerzas de seguridad.

“Para nosotros es un logro infernal”, dijo Carlos Propatto apenas escuchó la noticia. “Tengo ahora 65 años y cuando yo estaba en la empresa ellos ya eran grandes, yo me estaba preguntando si la Justicia esperaba que se mueran para que caduque la causa. Esto es muy, muy importante para las nuevas generaciones, para que no se use al obrero y se lo descarte." Casos como el de Carlos Propatto son un ejemplo. Entonces era Delegado de la sección de pintura y en abril de 1976 lo pasearon dentro de la fábrica atado con alambres. Pedro Troiani, en plena jornada de trabajo, recibió un llamado de su esposa. “Nosotros venimos en lucha desde que volvió la Democracia, pidiendo justicia y no se daba, después suspendieron todos los juicios, hoy para mí esto es emocionante, a nosotros la empresa nos entregó, porque los militares ¿qué sabían de nosotros? Hubo mucha gente civil que golpeó las puertas a los militares para que saquen de encima el sindicalismo, por eso esto fue un golpe cívico-militar, cuando pasaron unos días hubo mil despidos en la fábrica, sacaron a los que estaban contaminados con plomo, a los enfermos del corazón, a los faltadores y a la gente que molestaba a los capataces.”
Los llamados a indagatoria alcanzaron también a Nicolás Enrique Courard, que fue Presidente y representante legal de la compañía Ford Motor Argentina SA, y a Guillermo Galárraga, que estuvo a cargo de la Gerencia de Relaciones Industriales. Los cuatro acusados deberán presentarse en tribunales entre el 18 y el 26 de febrero.

4- El Tribunal Oral en lo Criminal de Mar del Plata condenó en marzo pasado, a once años de prisión a dos civiles por delitos de lesa humanidad y ordenó investigar la responsabilidad del Directorio de la empresa Loma Negra en el secuestro y asesinato del abogado laboralista Carlos Moreno. Se trata de Julio y Emilio Méndez, propietarios de la "Chacra de Méndez", donde estuvo detenido Moreno. Los jueces señalaron que en el debate oral surgieron elementos de convicción que permiten sospechar que integrantes del Directorio de Loma Negra habrían inducido los delitos que terminaron con el homicidio de Moreno.

5- El Juez Federal Julián Ercolini debe decidir si cita a indagatoria a Héctor Magnetto y a Bartolomé Mitre por la causa Papel Prensa, donde están denunciados como partícipes necesarios de delitos de lesa humanidad.

6- Otro caso se produjo cuando el dueño de la empresa de transporte La Veloz del Norte, el salteño Marcos Jacobo Levin, fue procesado por el secuestro de Víctor Manuel Cobos, delegado gremial.

7- la Editorial Atlántida, que fue propiedad de la familia Vigil desde su fundación hasta 2007, está investigada en el marco de la causa ESMA. Aquí se investigan las notas de prensa que se publicaron en las revistas Para Ti, Gente y Somos. “Son artículos periodísticos que fueron elaborados, en forma combinada, entre los oficiales de Inteligencia de la Armada y la mencionada empresa periodística, cuyo objetivo era realizar lo que ambos llamaban ‘acciones psicológicas’ sobre la población como parte del plan de exterminio”, se lee en la demanda. El escrito hace mención a los casos de Thelma Jara de Cabezas y Alejandrina Barry –de apenas 3 años–.

El macrismo no es un golpe de suerte

Por José Natanson ¿Cómo se explica la victoria de Cambiemos en las elecciones del domingo? Propongo un método bastante empírico para en...