martes, 2 de octubre de 2012

La Universidad vuelve a ser para los hijos de los Trabajadores

por La Güemes




Universidad y Desarrollo Nacional

“Hasta el advenimiento del Justicialismo, la enseñanza estaba sólo al alcance de la oligarquía. El hijo de un hombre del pueblo no podía nunca llegar a la enseñanza secundaria y menos aún a la universitaria, por la simple razón del dinero. Al establecer nuestro gobierno la absoluta gratuidad de toda la enseñanza, abrimos las puertas de la instrucción y la cultura a todos los hijos del pueblo. Se terminó así con la odiosa discriminación y se dio acceso a todos por igual, para que de acuerdo con sus aptitudes, pudieran labrarse su porvenir.” J. D. Perón [1]

Durante los siglos XVIII y XIX la universidad argentina estuvo orientada a reproducir los modelos y las formulas políticas y económicas de los grandes poderes establecidos. La universidad se convirtió así en un reducto de la oligarquía que miraba con afecto y devoción aquellos postulados, importados, foráneos, que no respondían a la defensa del interés nacional sino que seguían reproduciendo la inequidad, y sumiendo a la gran mayoría del pueblo en la ignorancia. Con el ascenso de Perón al poder y el subsiguiente surgimiento del peronismo, se revierte esa tendencia elitista y oligárquica de la enseñanza y formación universitaria, dando lugar a una enseñanza pública, de calidad y abierta a los sectores olvidados, a los sectores ausentes, es decir, a los trabajadores.
En este sentido, el 19 de agosto de 1948, Perón da inicio a la primer Universidad Obrera Nacional[2],colocando a la enseñanza y formación universitaria, como un actor fundamental del desarrollo nacional, orientando el conocimiento a satisfacer las demandas de la naciente industria nacional, aplicando la teoría a la producción nacional.
El primer gobierno de Perón intentaría nacionalizar la universidad con el objetivo de posicionarla al servicio del desarrollo de la Argentina industrial. Las políticas públicas y las políticas de la universidad deberían vincularse estrechamente. Por primera vez en nuestro país el Estado popular le exige a la universidad: “Un compromiso con el desarrollo planificado y la lucha contra la dependencia. Asumir desde el Estado la batalla contra el atraso económico, contra la tragedia social del tercermundo y contra la colonización cultural de las instituciones.” [3]

Siguiendo este modelo de independencia cultural y de aplicación práctica de la teoría al desarrollo nacional es que desde el 2003 con Néstor Kirchner y luego con Cristina Fernández de Kirchner, se profundiza el esfuerzo y se destina un presupuesto record para seguir fomentando una universidad pública, de calidad, gratuita y comprometida con el ccrecimiento no sólo local sino regional y nacional. En este modelo inclusivo, las becas de formación crecieron como nunca en la historia y se repatriaron cientos de investigadores argentinos, que volvieron a encontrar las herramientas necesarias para trabajar en nuestro suelo. Medidas como la AUH y el plan Conectar Igualdad, impactan de forma directa en el conjunto de los argentinos, abriéndole las puertas de la educación y el ascenso social a los hijos de los trabajadores.

Desde La Güemes Universidad tenemos claro que nuestra tarea como militantes es defender la educación pública, popular, gratuita e inclusiva. Seguir construyendo una universidad al servicio de los intereses del pueblo, proponiendo soluciones reales a la problemática social a través de la formación de cuadros técnico-políticos para desarrollar y profundizar este proyecto de país más justo, más libre y más soberano. Somos La Güemes junto a CFK siempre!

Notas

[1] Perón, Juan Domingo; “La fuerza es el derecho de las bestias”;Ediciones Cicerón; Montevideo; 1958
[2] La Universidad fue creada por la Ley 13.229 el 26 deAgosto de 1948 y su “Reglamento de Organización y Funcionamiento” fuesancionado por decreto Nro 8014 del 7 de Octubre de 1952
[3] Aritz e Iciar Recalde; “Universidad y LiberaciónNacional: Un estudio dela Universidad de Buenos Aires durante las tres gestionesperonistas: 1946-1952, 1952-1955 y 1973-1975”; Ed. NuevosTiempos; Buenos Aires; 2007



El macrismo no es un golpe de suerte

Por José Natanson ¿Cómo se explica la victoria de Cambiemos en las elecciones del domingo? Propongo un método bastante empírico para en...